Botiquín casero: renovarse o morir

12/12/2012
Número de visualizaciones

Un dolor de cabeza leve, una pequeña caída, cortes superficiales, quemaduras  y digestiones pesadas son algunos de las patologías menores que no requieren asistencia médica y que podemos solventar en nuestra propia casa si disponemos de un botiquín en condiciones.

Este objeto cotidiano, instaurado en nuestros hogares de generación en generación constituye el recipiente donde se guardan los medicamentos y el material de cura necesario en caso de accidentes domésticos, aunque no en pocas ocasiones nos encontramos con algunos totalmente desactualizados e inefectivos. Normalmente se trata de un armario, caja o maletín y suele ajustarse a las necesidades y patologías más frecuentes de cada familia, aunque en términos generales ha  de poseer un contenido mínimo y universal.

Uno de los errores más comunes es encontrar el botiquín en la cocina o en el baño, estos NO son los lugares adecuados, debe ubicarse en lugares frescos, secos y alejados de la luz, cambios de temperaturas y de humedad y sobre todo y muy importante fuera del alcance de los niños.

¿Qué contenido mínimo han de tener?

Cualquier botiquín que se precie deberá contar con los siguientes elementos:

  • Termómetro: digital (a ser posible) o en su defecto los de galio.
  • Material para curas:
    • Tiritas de varios tamaños
    • Gasas estériles
    • Esparadrapo
    • Algodón hidrófilo
    • Tijeras de acero inoxidable con las puntas redondeadas
    • Pinzas de acero inoxidable
    • Vendas elásticas y de gasa
    • Jeringas desechables para lavados nasales, heridas o dosificación de jarabes pediátricos.
    • Bolsa térmica para inflamaciones y contracturas.
    • Medicamentos:
      • Analgésicos: útiles para aliviar el dolor de muelas, menstruación, traumatismos… Los más recomendados son el paracetamol y el ácido acetil salicílico. Ambos además son antipiréticos, esto es, tienen la capacidad de reducir la fiebre.
      • Antiinflamatorios: como el ibuprofeno,  eficaces en el caso de contusiones, torceduras y demás lesiones traumáticas. Tanto en comprimidos como en cremas.
      • Antisépticos: agua oxigenada, alcohol 70º, clorhexidina, povidona yodada, mercurocromo …etc Imprescindibles para la prevención de infección en heridas después de que hayan sido lavadas con agua y con jabón.
      • Antiácidos: indicados en caso de  acidez gástrica.
      • Antieméticos: para prevención de nauseas y vómitos.
      • Sales de rehidratación oral y antidiarreicos: especialmente indicadas en casos de diarreas banales en niños y ancianos.
      • Suero fisiológico: en presentaciones unidosis principalmente para lavados nasales u oftálmicos.
      • Cremas antihistamínicas: para picaduras de insectos.

*Nota: aquellos pacientes que tengan contraindicado algún medicamento de la lista han de consultar siempre al médico o al farmacéutico las alternativas farmacológicas para el tratamiento de estos síntomas menores.

Consejos de conservación y mantenimiento:

El botiquín casero no se concibe como un arsenal ni como un almacén de medicamentos en el que vamos depositando todo lo que vamos comprando. La organización y revisión del mismo resultan fundamentales para actuar con rapidez cuando se producen esos pequeños accidentes.

Los medicamentos deben conservarse en sus envases originales con sus correspondientes prospectos, y su caducidad debe ser revisada al menos una vez al año. En caso de estar caducados no debemos tirarlos bajo ningún concepto a la basura o por el desagüe sino que hemos de depositarlos en el punto SIGRE de nuestra  farmacia habitual desde donde el cual se encargarán de eliminarlos  de una forma respetuosa con el medio ambiente.

Una lista con el contenido en medicamentos y material para cura pegada en la tapa del botiquín también es un consejo útil para localizar aquello que necesitemos y no perder el tiempo buscándolos.

Así mismo no está de más el disponer de un listín con teléfonos de interés en caso de emergencias y dotar al botiquín con una guía de primeros auxilios:

  • 91 562 04 20: Instituto de Toxicología, dependiente del Ministerio de Justicia:
  • 061: urgencias médicas
  • 112: en urgencias sanitarias, extinción de incendios y salvamento, seguridad ciudadana y protección civil.
  • 091: policía
  • 080 o 085: bomberos

Un botiquín es una necesidad en todos los ámbitos de nuestra vida, y más aún en nuestro hogar siendo el lugar en el que pasamos la mayor parte de nuestro tiempo, por eso un correcto equipamiento y condiciones de conservación adecuadas  se hacen indispensables para atender aquellos accidentes inesperados que puedan sucedernos. Desde aquí les invito a revisar los suyos y a actualizarlos porque ya saben el dicho “renovarse o morir”.

0
Categorizado en: Salud

No hay comentarios

  1. 06/03/2013

    […] “Renovarse o morir”, esa es la máxima que parece estar siguiendo el sector de las oficinas de farmacia para garantizar su permanencia en el mercado. Son tiempos difíciles para un segmento que ha ido viendo como muchos compañeros han entrado dentro de la vorágine de concursos de acreedores, ventas agonizantes, recetas que no se pagan…etc. todo ello  acompañado de la sombra de un Anteproyecto de Ley que las expone a la agresiva competencia de las grandes cadenas comerciales, un panorama bastante negro que sin embargo ha propiciado la expresión de nuevas ideas creativas traducidas  en interesantes proyectos. […]

    0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto