Biometría

La Biometría: Un avance conjunto de la Comunicación Científica.

Número de visualizaciones
19/09/2019

¿Qué es la Biometría?

La Biometría es la ciencia encargada de la aplicación de técnicas estadísticas y matemáticas a los rasgos físicos o conductuales de un ser humano para su autenticación.

Pero… ¿Qué es la autenticación?

¿Cómo hemos alcanzado tal innovación?

¿De dónde surgen dichas tecnologías?

¡Sigue leyendo y adéntrate en la rama tecnológica más puntera!

 

Técnicas biométricas

El fin último de las técnicas biométricas consiste en la autenticación. La autenticación es la verificación de la identidad para cualquier ser vivo. Podemos conseguir la autenticación mediante distintos sistemas:

  • Reconocimiento facial.
  • Huella digital.
  • Escáner de la retina.
  • Etcétera.

Su gran relevancia se debe, principalmente, a la comodidad, seguridad y facilidad que aporta a la persona identificada.

Alcanzar el nivel de tecnología necesario ha sido tarea de todos

Alphonse Bertillon, jefe del departamento fotográfico de la Policía de París, desarrolló en 1883 el sistema antropométrico, utilizado en la identificación de criminales, empleando las medidas de la cabeza, el cuerpo, cicatrices, tatuajes…

Tras varios errores, las fuerzas de la autoridad occidental comenzaron a usar la huella dactilar, empleada en China décadas antes.

La idea para usar patrones de iris como método de identificación fue propuesto en 1936 por Frank Burch.

En 1993 la Agencia Nuclear de Defensa empezó a trabajar con IriScan Inc.

Como puedes comprobar, que hoy podamos disfrutar de los avances disruptivos que implica la tecnología biométrica es gracias al progreso de varias tecnologías, tanto pasadas como presentes:

  • El Big Data permite el análisis y compilación de diferentes avances, progresos y desarrollos.
  • Los dispositivos IoT y Wereables son el hardware principal de la biometría.
  • La IA es el motor de automatización en los sistema biométricos.
  • Las bibliotecas de código abierto son las que facilitan transformar cualquier dispositivo con un par de lectores en un sistema biométrico fiable.
  • La mejora del Cloud Computing es la responsable de poder almacenar los rasgos ya identificados.

La sinergia de todas estas tecnologías emergentes es la biometría, pero lo que ha hecho posible la combinación de estos avances es la Comunicación científica.

 

Comunicación científica, el acelerador de innovaciones

La comunicación científica se define como el sistema por el cual, científicos e investigadores, crean, distribuyen, usan y conservan sus trabajos.

En sí, supone el mecanismo básico para la existencia y el desarrollo de la ciencia.

Internet permite una difusión masiva de avances científicos rápida, categorizada, y en orden cronológico.

Para poder alcanzar una disciplina como la biometría se han de compartir muchos avances, poner en común numerosos descubrimientos, y acercar trabajos internacionales que siguen sin arrojar los resultados que originaron el estudio, pero que pueden aportar información a otros investigadores.

Una de las principales barreras a tumbar por la comunicación científica en relación con la biometría es la labor pedagógica

La comunidad científica debe hacerse responsable de los derechos y deberes de los consumidores.

Deben transmitirse valores como la seguridad, la transparencia y la autenticidad, a fin de que los nuevos avances sean recogidos por la sociedad y se siga progresando en distintas materias como: la democracia digital, las transferencias de capital, o la documentación integrada.

La biometría y el RGPD

Muchos de los lectores de este artículo tienen a su disposición un dispositivo móvil cuyo acceso se realiza a través de huella digital o reconocimiento facial.

Si puede reconocernos nuestro móvil, otras aplicaciones también.

Podemos decir que la contraseña ha muerto.

Pero… ¿es una buena noticia?

Llegados a este punto tenemos que clarificar que los datos biométricos tienen el mismo tratamiento que otros datos personales como el nombre, correos electrónicos, o la firma.

En la actualidad, si sufrimos un robo de contraseña, esta puede ir desmoronando nuestros controles de privacidad uno a uno, pues poseemos cuentas vínculadas y repetimos las mismas contraseñas en distintas cuentas.

Pero, cuando somos conscientes de un uso indebido de nuestras acreditaciones virtuales podemos cambiar la clave de acceso, tenemos la opción de recurrir a medidas legales, y siempre existirá la oportunidad de demostrar quiénes somos frente a un robo o suplantación de identidad.

Sin embargo, si empleamos nuestra huella o iris para todas nuestras identificaciones, y somos víctimas de un hackeo, el delincuente puede acceder a todos nuestros datos.

Ya no será útil nuestra clave biométrica, y tendremos muchas más dificultades para poder restaurar nuestra privacidad.

Por lo que, las empresas que compilan nuestros datos biométricos deben reforzar sus medidas de seguridad a fin de proteger a los usuarios de estas nuevas tecnologías.

 

Nuevas aplicaciones de la biometría

La comunicación científica está en un punto álgido. Podemos acceder a información de calidad en cualquier momento. Cualquier persona con una idea viable puede aprovechar las ventajas de la biometría para desarrollarla.

El futuro es incierto, pero podemos afirmar, sin miedo a equivocarnos, que estará invadido por sistemas biométricos.

Para hacernos a la idea de qué gran parte de nuestro entorno se verá modificado de aquí a unos años, aquí van algunos de los avances actuales que mayor expectación levantan:

  • Identificación de ciudadanos.
  • Pagos bancarios.
  • Control de accesos.
  • Registro laboral.
  • Pasos fronterizos.
  • Firmas digitales.
  • Control parental y gestión de grupos.
  • Investigación de delitos.

Y aquí una lista de aquellos en vías de desarrollo:

  • Sensor de luz infrarroja para la identificación personal a través de los vasos sanguíneos de nuestros dedos.
  • El uso de nuestro olor corporal y las sustancias que desprendemos como método de identificación.
  • Según la forma en que nos movemos, andamos o corremos, ciertas cámaras tridimensionales ya son capaces de reconocernos.
  • Podremos autentificarnos con las pautas seguidas durante nuestra escritura.
  • Ya existen asientos de automóviles con sensores capaces de identificar al conductor habitual, sirviendo de dispositivos anti-robo.
  • Las orejas y narices son otro de los patrones con los que se está experimentando, en parte por su baja variación cuando envejecemos.
  • Otro de los avances, en mi opinión, más interesantes, es empleando la onda producida por el eco en nuestro oído. Funciona a través de auriculares con micrófono incorporado: se emite un sonido que recorre nuestro conducto auditivo y regresa al auricular, dibujando un patrón único y personal.

 

El futuro en la palma de nuestra ¿mano?

La biometría es una evidencia tecnológica de nuestro presente, una consecuencia lógica de nuestro pasado, y un claro actor en nuestro futuro.

La pregunta es: ¿vas a necesitar a alguien qué te explique como usar tu coche, tu teléfono, o tu impresora; o prefieres ser parte del avance más prometedor de nuestro siglo?

Escucha a la comunidad científica.

¡Apuesta por la biometría!

1+
Categorizado en: Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto