algarroba

Algarroba: un alimento 100% saludable

Número de visualizaciones

POR

María Irene Pardo
Licenciada en Farmacia por la Universidad de Granada con un Master Oficial en Nutrición Humana y Master Universitario en Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato, Formación Profesional y Enseñanza de Idiomas. Cuenta con años de experiencia como especialista en áreas de Sanidad, Dietética y Nutrición.

Pese a que se trata de un fruto que ha existido desde tiempos inmemoriales en los países de la cuenca mediterránea, la algarroba ha carecido prácticamente de interés para el consumo humano en sus miles de años de existencia. Su uso se ha destinado tradicionalmente a la alimentación del ganado, considerándose un alimento de baja categoría empleado como sustento de las clases sociales más pobres en épocas de carestía y hambruna.

Sin embargo, numerosos estudios en los últimos años,  han puesto de relieve un buen número de propiedades interesantes que permiten considerar a este alimento como “muy recomendable” a incluir en nuestra alimentación habitual. Y es que la algarroba –  fruto milenario simbólico de nuestra cultura -,  es un alimento con múltiples beneficios para nuestro organismo, que además,  se presenta como una alternativa saludable al chocolate. Vamos, que lo tiene todo.

Por eso en este post te invitamos a conocerlo y a introducirlo en tus menús y recetas diarias.

Algarroba: propiedades terapéuticas y nutricionales

Como de su propio nombre se deduce, la algarroba es el fruto del algarrobo, árbol autóctono del litoral Mediterráneo, que presenta forma de vaina alargada comestible, con semillas en el interior (garrofines).  Existen dos tipos de algarroba: la verde (cuando aún no está madura) y la negra (con color chocolate oscuro) ambas utilizadas tradicionalmente como alimento en la elaboración de piensos para el ganado.

Su alto contenido en mucílagos (tipo de fibra soluble), hace de la algarroba un fruto muy beneficioso para el organismo, ya que actúa contra las inflamaciones de las mucosas, por lo que es muy útil en el tratamiento de las irritaciones de las vías respiratorias, así como también es eficaz para tratar afecciones digestivas (diarreas, estreñimiento, digestiones pesadas, molestias y dolores estomacales).

Además de las propiedades terapéuticas, la algarroba presenta múltiples propiedades nutricionales que justifican su inclusión en nuestros platos y comidas, convirtiéndola en un alimento muy completo.

Las múltiples propriedades nutricionales del algarroba

Contiene un importante porcentaje (40-50%) de azúcares naturales (sacarosa, glucosa, maltosa y fructosa) que evita tener que añadir azúcares refinados para endulzar nuestras creaciones culinarias, y lo convierte en un alimento energético que nos permitirá realizar nuestras actividades diarias sin dificultad.

Rica en triptófano (aminoácido esencial).

Este aporte proteico significativo permite que al mezclar con otras harinas cereales consigamos una proteína de alto valor biológico equivalente a cualquier proteína animal.

Fruto bajo en grasas (1-3%)

Ideal para dietas de adelgazamiento. Además las pocas grasas que contiene son de gran calidad, ya que se tratan de ácidos grasos esenciales como el ácido linoleico y el ácido oleico.

Alimento apto para celiacos, pues no contiene gluten.

Rica en vitaminas y minerales: destaca el contenido en vitaminas A, B1, B3, B3 y D, y el contenido en calcio, magnesio, fósforo, zinc y potasio.

Alto contenido en fibra (10-13%)

Ayuda al organismo a eliminar colesterol y ciertas sales biliares, así como a reducir los niveles plasmáticos de glucosa y ácidos grasos.

Antioxidante

Rica en taninos (polifenoles) con propiedades antiinflamatorias, cicatrizantes, astringentes, antibacterianas, evitando la formación de nitrosaminas en nuestro organismo y reduciendo los niveles de colesterol malo, aumentando los del colesterol bueno. También resalta su contenido en carotenoides que mantienen el cabello, las uñas, la piel y la visión en perfectas condiciones.

Preventivo de cáncer

gracias a la acción de sus componentes antioxidantes.

¿Algarroba  y chocolate?

Cuando la vaina de algarroba madura y se torna en color marrón, ésta es empleada como sustitutiva del chocolate, ya que tanto a nivel óptico como de las papilas gustativas, se asemeja al alimento de los dioses. Con la ventaja añadida de que tiene menos grasas que éste, no requiere la adición de azúcares refinados y además no contiene sustancias estimulantes del sistema nervioso central como la Teobromina, Teofilina y la Cafeína, ni sustancias adictógenas como la feniletilamina y la anandamida, responsables de la sensación de placer y bienestar que se produce al comer chocolate.

Todas estas características lo convierten en una alternativa saludable al chocolate para todos aquellos que deseen restringir el consumo en grasa, azúcares y teobromina, sin prescindir de un alimento parecido al que hace las delicias de pequeños y mayores.

Algarrobas: aún hay más

Si todas las razones esgrimidas anteriormente eran más que suficientes para potenciar el consumo habitual de la algarroba, aún son más las ventajas que se derivan del mismo.

El cultivo del algarrobo es necesario para la conservación de nuestro ecosistema. Se trata de un árbol que crece en zonas áridas, por lo que no requieren mucha agua para su desarrollo; que soporta muy bien la salinidad y que tiene una naturaleza resistente a las plagas no siendo necesario productos químicos para su cuidado, ejemplificando a la perfección el modelo de plantación ecológica.

Por todo ello y mucho más, es importante impulsar el consumo y desarrollo de este fruto que sin duda no va a dejar de sorprendernos en términos de alimentación. Y es que ésto, tan solo, es la punta del iceberg.

 

 

2+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto