María Irene Pardo
Departamento Biosanitarioicono Canal Biosanitario
Lda. en Farmacia por la Universidad de Granada con un Master Oficial en Nutrición Humana y Master Universitario en Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato, Formación Profesional y Enseñanza de Idiomas. Actualmente ejerce como profesora de en el Departamento Biosanitario del Instituto Europeo de Estudios Empresariales (INESEM) atendiendo a las áreas de Sanidad y Dietética y Nutrición, colaborando además como redactora en su Revista Digital.
Ver más >>

El dolor de garganta, se convierte cada año, especialmente en invierno, en uno de los motivos más frecuentes de consulta en nuestros centros sanitarios, llegando a representar casi un 12 % del total. Y es que todos nosotros hemos padecido alguna vez en nuestras vidas esta sensación dolorosa que tantas molestias nos causa.

¿Pero por qué aparece el dolor de garganta?

La garganta es una cavidad corporal (abarca el espacio que va desde la parte posterior de la nariz y la boca, hasta la tráquea y el esófago) que se encuentra constantemente comunicada con el exterior, convirtiéndose por tanto, en una continua zona de paso. Es por ello que los tejidos que la rodean: amígdalas, faringe, laringe, dorso de la lengua y el espacio situado debajo de la nariz, son altamente susceptibles de ser inflamados o irritados, dando lugar a la aparición de la citada molestia.

Así pues el dolor de garganta se presenta como síntoma asociado de varias enfermedades, provocadas por la inflamación de dichos tejidos, entre las que se encuentran:

En la mayor parte de las ocasiones, aparece como consecuencia de una infección provocada por un virus o por una bacteria.

Las infecciones causadas por virus, con frecuencia son debidas al virus del resfriado común, aunque también pueden ser provocadas por el virus de Epstein Barr (responsable de la mononucleosis infecciosa o más popularmente conocida, enfermedad del beso).

Suelen cursar con tos seca, estornudos, secreción de moco transparente por la nariz, molestias y dolores generalizados. Normalmente no se acompaña de cuadros de fiebre y  suele relacionarse con resfriado, gripe o ronquera.

El contagio es rápido y se produce a través de las pequeñas gotas que son trasportadas por el aire o a través de las manos de la persona infectada.

Cuando la responsable de la infección es una bacteria (estreptococos del grupo A) la cosa es más seria. El estreptococo es responsable de la faringo/amigdalitis más típica, de rápida difusión,  aunque también puede ocasionar daños en las válvulas cardiacas (fiebre reumática), afectar a los riñones (nefritis) e incluso sinusitis, afecciones en los oídos, neumonías…

Tradicionalmente las infecciones bacterianas se caracterizan por un enrojecimiento muy significativo de la garganta con placas blancas, inflamación de los ganglios linfáticos en la zona del cuello y fiebre (temperatura superior a 38 C). A diferencia de las provocadas por virus, no se acompañan de tos ni de secreciones nasales.

Además de las infecciones, existen otras causas que justifican la aparición del dolor de garganta, alguna de ellas son:

  • Lesiones provocadas al deglutir alimentos y  bebidas calientes, o pequeños restos de alimentos que se acumulan en pequeñas cavidades de las amígdalas.
  • Secreciones que caen desde los senos nasales
  • Fumar en exceso
  • Respirar aire contaminado
  • Reflujo ácido del estómago
  • Alergias

¿Cuál es el tratamiento?

La elección del tratamiento diferirá en función del agente causal de la inflamación.

Cuando se trate de infección bacteriana, el médico prescribirá un tratamiento antibiótico, que conseguirá remitir el proceso patológico en pocos días. Es muy importante la toma correcta del medicamento durante todos los días señalados a pesar de notar mejoría desde las primeras jornadas  para evitar generar problemas de resistencia bacteriana.

En aquellas ocasiones en las que el virus sea el responsable, la terapia antibiótica no tiene sentido, es preciso dejar que la enfermedad se cure sola mientras nuestro organismo genera los anticuerpos necesarios para combatir al agente infeccioso. Sin embargo sí que podemos tratar la sintomatología con objeto de minimizar las molestias.

Para ello están indicados:

-    Antiinflamatorios: Ibuprofeno y paracetamol. La aspirina está contraindicada en niños debido al riesgo de padecer el Síndrome de Reye.

Caramelos antisépticos para chupar. Normalmente contienen mentol, benzocaína o fenol para conseguir adormecer la garganta.

-   Aerosoles con sustancias anestésicas.

Antihistamínicos y descongestivos para aliviar la congestión nasal.


Además de los tratamientos farmacológicos, existen numerosos remedios tradicionales que se presentan como autenticas panaceas en el tratamiento del dolor.

Aquí os dejamos algunas propuestas interesantes:

  • Gárgaras con agua caliente y sal: la sal es un potente desinfectante natural, además cuando se combina con agua resulta muy eficaz para neutralizar los ácidos en la garganta, restableciendo así el equilibrio de pH que había sido interrumpido por el dolor. De esta manera se consigue eliminar la sensación de picazón, quedando menos irritadas las mucosas. Además, con las gárgaras se elimina el exceso de mucosidad.
  • Agua, miel y limón: la miel reduce los accesos de tos y suaviza la garganta y es un potente bactericida, el  agua templada con limón alivia el dolor. Las combinaciones con la miel y limón son múltiples, pueden usarse con infusiones de tomillo, te verde… etc.
  • Baños de vapor: tomarlos durante diez minutos hace remitir considerablemente la ronquera y se abren las vías respiratorias, dejando la nariz libre y despejada.
  • Cataplasmas con infusiones de manzanilla: que se colocan alrededor del cuello para mantener la garganta caliente.

No obstante,a pesar de todas estas recomendaciones,  es conveniente recordar que es indispensable acudir al médico y demás profesionales sanitarios  para tener un diagnóstico claro  si el  dolor de garganta es  persistente en el tiempo y presenta síntomas agravados : dificultad para respirar y tragar, dolor en  el oído, fiebre muy alta, erupciones, sangre en saliva y secreciones…..

Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada en , .

Comenta esta publicación

 

8 Responses to ¿Por qué tengo este dolor de garganta?

  1. Marta Cantero Marta Cantero dice:

    Otro remedio para evitar la posible aparición del dolor de garganta es no acostarse inmediatamente tras haber tomado el almuerzo o cena, siempre está bien saberlo, jejeje
    Un post que publiqué hace unos días habla de ello

    http://revistadigital.inesem.es/sociosanitario/No-acostarse-inmediatamente-despu-s-de-las-comidas-previene-el-dolor-de-garganta-2012-06-13/

  2. María Irene Pardo María Irene Pardo dice:

    ¡Gracias Marta por tu aportación, es muy interesante!

     Hoy se celebra el Día Europeo para el uso prudente de Antibióticos. Durante esta jornada se está alertando a la sociedad del grave problema que supone la generación de resistencias bacterianas por el uso indebido de antibióticos, que nos vuelve cada vez más indefensos ante nuevos brotes.La semana que viene publicaremos un post específico relacionado con esta noticia.

    Es muy importante seguir las pautas de dosificación y tiempo de tratamiento que haya prescrito el médico, además de no utilizarlo en aquellas afecciones causadas por virus.

    El problema de las resistencias bacterianas está adquiriendo grandes dimensiones con graves repercusiones para la Salud Pública así que desde aquí os invito a colaborar en el uso racional de antibióticos.

    Un saludo y muchas gracias.

  3. Pingback: "Super Bacterias" o el imperio contraataca | Canal Dpto. Sociosanitario

  4. natalia dice:

    hola un saludo soy natalia muy interesante por cierto lo de la miel y el limon lo hago a menudo con na     da q me duele la garganta con estos frios   por cierto al leer el tema del uso adecuado de medicacion me he acordado de algunas personas sobre todo mayores q quieren medicamentos para t odo no se si me explico bien padecen de algo y te peden enseguida medicamentos aun q sea pues eso un dolor de garganta q habria primero q usar un remedio casero pq de por si ya toman mucha medicacion pero no lo entienden  pero yo no dejare de explicarselo q tomar medicacion cuando no hay mas remedio lo comprendo pero tomar por tomar no asin son mis mayores de mi residencia

    • María Irene Pardo María Irene Pardo dice:

      ¡Un saludo Natalia! Muchas gracias por participar y compartir su opinión con todos nosotros.

      Lo que dice es bien cierto, hemos llegado a un punto en el que se están tomando más medicamentos de los que son estrictamente necesarios, sobre todo en personas mayores, que ya de por sí llevan asociados una gran cantidad de fármacos para tratar las distintas patologías propias de la edad.
      Hace muy bien recordándoles que no hay que tomar medicamentos porque sí, que sólo los que les ha recetado el médico.

      Hay distintos remedios caseros que sirven para tratar esos síntomas molestos como el dolor de garganta, el del limón y la miel yo también lo suelo utilizar y es el que mejor me funciona. Otras personas me dicen que este otro va muy bien “Infusión de tomillo: La puede preparar con una cucharada de miel y zumo de limón, debe tomar la mitad de la infusión y con la otra mitad, realizar gárgaras, para aliviar la zona.”
      Ya lo probaré, porque con estos fríos seguro que en alguna ocasión tendremos que echar mano a alguno de estos remedios.

      Muchas gracias de nuevo Natalia, por enriquecernos con su experiencia.
      Seguimos en contacto.
      ¡Un saludo!

  5. Pingback: ¿Por qué tosemos? | Canal Dpto. Sociosanitario

  6. Pingback: Antibióticos: “Apocalypse Now” | Canal Sociosanitario

  7. Pingback: Anthracimycin: una respuesta oceánica a las resistencias bacterianas | Canal Sociosanitario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>